Un Geoparque es un área con límites bien definidos, que contiene un número significativo de sitios de interés geológico de importancia particular, rareza, o relevancia estética y paisajística, donde se destacan su biodiversidad y sus aspectos históricos y culturales. Estos sitios que representan la memoria de la Tierra, forman parte de un concepto integrado de protección, educación y desarrollo sustentable. En estos lugares se desarrollan actividades geoturísticas y educativas, mediante las cuales se promueven la protección, la investigación y la difusión del patrimonio geológico. Los objetivos principales de un Geoparque son:

 

El patrimonio geológico es un recurso de gran interés científico y cultural, que incluye los aspectos más sobresalientes de la geodiversidad, entre los se encuentran las formaciones y estructuras geológicas, formas del terreno, minerales, rocas, fósiles, suelos y otras manifestaciones geológicas que permiten conocer, estudiar e interpretar el origen y evolución de la Tierra y los procesos que la han modelado. Los geoparques deben asegurar la conservación de este patrimonio geológico a través de medidas que permitan tanto su reconocimiento, disfrute y divulgación como su protección para las generaciones futuras.

 

Los Geoparques proveen una herramienta para permitir el desarrollo sustentable a través del turismo y otras industrias relacionadas, poniendo en valor el patrimonio geológico de un territorio y articulando acciones entre la comunidad, autoridades y empresarios privados para la gestión y operación de iniciativas que ahí se desarrollan. El tipo de turismo desarrollado en un geoparque se conoce como geoturismo, que apoya y refuerza el carácter geográfico de un lugar, su medio ambiente, la geología, la cultura, la conservación, el patrimonio y el bienestar de sus habitantes.

 

Los Geoparques enseñan temas relacionados con las ciencias de la Tierra y el medio ambiente al público general, y promueven la investigación científica y su divulgación. 

A través de este reconocimiento buscan además que las personas comprendan mejor los fenómenos geológicos que ocurren en su entorno, como son erupciones volcánicas, sismos, tsunamis y aluviones, entre otros, entendiendo los procesos que le dan vida a nuestro planeta, y así lograr una convivencia más armónica con la naturaleza.